La amenaza de vivir en el cerro

El calentamiento global provocado por el hombre al ir agotando los recursos naturales y contaminando diversas áreas ha hecho que el tan anunciado cambio climático haya llegado para para quedarse en Chile y Antofagasta, eso implica una serie de alteraciones que no podemos evitar, pero si mitigar y educar a preparar a nuestras comunidades, sobre todo aquellas que hoy viven en los campamentos en la zona alta de la ciudad y que están en la zona roja ante un aluvión provocado por una precipitación, muchos milímetros en poco tiempo, con una isoterma alta.

 

La vulnerabilidad de los hombres, mujeres y niños que viven en los distintos puntos críticos de nuestro territorio tanto en costa como cordillera, representa una zona caliente como se dice para quienes trabajamos en reducción de riesgos de desastres, las últimas emergencias nos siguen demostrando que nuestro país no tiene la capacidad en las emergencias, sino trabaja antes en los ámbitos de planificación, legislación y educación. Es fácil ver que en cada situación las comunidades vuelven a quedar aisladas, ríos desbordados, sin servicios básicos, una historia ya conocida.

 

Hoy los esfuerzos como se señalan deben estar al menos en educar y explicar a quienes viven en las zonas altas de nuestras comunas al riesgo al que están expuestos, sobre todo a quienes están en campamentos y quebradas aluvionales, esas tomas son una trampa mortal y las autoridades deben ser responsables al menos en informar y preparar a sus comunidades en el riesgo que viven, vemos mucha crítica y tirarse la pelota que quién tiene la culpa si el Municipio o Gobierno anterior, la verdad que esa mirada es pequeña, si en verdad queremos ser una país y una región resiliente, debemos dejar los egoísmos; Educar y cuidar a nuestros hermanos que viven hoy en ese lugar, así sean extranjeros, pues con mayor razón no conocen el riesgo al que están expuestos.

 

Entendamos a la vez que estas comunidades han decidido ponerse en riesgo al instalarse en zonas no habilitadas para vivir, muchas veces en desconocimiento de que en las zonas que aún no se construyen piscinas decantadoras aluvionales nada ni nadie podrá detener o aminorar el impacto de la naturaleza.

 

Eso mismo ocurre con la identificación de los más de 22 puntos críticos en infraestructura vial que tenemos a la hora de recibir lluvias, sino pregunte a los habitantes de Paposo, Tocopilla o San Pedro de Atacama, solo por nombrar otras comunas de la región, que año tras año enfrentan la misma realidad, la mejor forma de preparase es EDUCARSE y partir por los #Losniñosprimero con ejercicios de simulacros o simulaciones es clave.

 

Un Aporte de:

Fuente de la imagen principal: Municipalidad de Melipilla

Fuente de las imágenes secundarias: Diario Antofagasta y Soy Chile

 

Nota: Las opiniones aquí versadas son de exclusiva responsabilidad de quién las emite. No representan necesariamente el pensamiento de la editorial de este portal y pretenden unir diferentes visiones y/o generar un debate constructivo en torno a la Gestión del Riesgo de Desastres.

Nota: Los Datos presentados son información Pública obtenida del sitio web de la Fuente.

 

Los datos fueron convertidos por la fuente, en material particulado PM 2,5 (µg∕m3), a escala Internacional de Índice de Calidad del Aire AQI).

Nota: Los Datos presentados son información Pública obtenida del sitio web de la Fuente.

 

 

 

Nota: Los Datos presentados son información Pública obtenida del sitio web de la Fuente.

 

 

Nota: Los Datos presentados son información Pública obtenida del sitio web de la Fuente.

 

Nota: Los Datos presentados son información Pública obtenida del sitio web de la Fuente.